¡Me picó una abeja y estoy embarazada!

me pico una abeja y estoy embarazada.jpg
La picadura de abeja no es peligrosa para tu bebé si no eres alérgica. Sólo las mamás alérgicas al veneno de abeja deben tener cuidado, ya que una reacción alérgica durante el embarazo puede producir complicaciones.

Durante el embarazo, la madre tiene que encontrar el balance entre continuar llevando una vida plena, al mismo tiempo que proporciona los cuidados necesarios para el bebé que viene en camino.

Si mamá sale de paseo por el campo, o si vive cerca de zonas abiertas, las picaduras de abeja son una preocupación más que añadir a la lista. Y, aunque en la mayoría de los casos no es una situación que deba sonar la alarma, prevenir una picadura es una precaución muy importante a tomar en cuenta.

¿Cuál es el riesgo de una picadura de abeja si estás embarazada?

La picadura de abeja no es peligrosa para tu bebé si no eres alérgica.

Si no eres alérgica a la picadura de abeja, no tienes nada de qué preocuparte.

Si ya te ha picado una abeja antes y no has sufrido reacciones alérgicas, tu bebé y tú estarán bien. Dolerá como es normal, se hinchará un poco, como es normal, y luego seguirás con tu vida.

Sólo las mamás alérgicas al veneno de abeja deben tener cuidado, ya que una reacción alérgica durante el embarazo puede producir complicaciones.

Los peligros de una reacción alérgica si estás embarazada

Por sí mismo, el veneno de la abeja que se inyecta es una cantidad muy pequeñita y no es directamente nocivo para tu bebé. Sin embargo, si la mamá es alérgica, la reacción sí puede producir complicaciones.

Esta reacción se llama anafilaxis.

Los efectos de la anafilaxis comienzan a presentarse entre 5 y 30 minutos después de la picadura. En la mayoría de los casos, los efectos son moderados, pero en ocasiones puede ser muy peligroso, y en caso de embarazo debería tratarse con la más alta de las urgencias.

El primer síntoma es un caída súbita de la presión (algunos pacientes lo describen como “una sensación de muerte”, imagínate qué bajón) que puede incluso llevar a la pérdida del conocimiento. Otros síntomas incluyen irritación en la piel, dificultad para respirar y arritmia, entre otras.

Estos efectos, sobre todo la caída de la presión sanguínea, son de alta peligrosidad para el bebé.

Las personas con tendencia a reacciones alérgicas severas en las que se puede presentar la anafilaxis pueden requerir llevar consigo jeringas intramusculares de epinefrina (adrenalina) para combatir los efectos de una reacción severa ahí donde se presente. En caso de embarazo, una medida como esta podría salvarlos a tu bebé y a ti.

Es por esto que una mamá con historial de alergia a la picadura de abeja necesita consultar a su médico para trazar un plan de emergencia en caso de picadura.

Cómo saber si eres alérgica a la picadura de abeja

Si estás embarazada y no sabes si eres alérgica a la picadura de abeja, puedes realizarte pruebas para descubrirlo y tomar las precauciones necesarias.

picadura de abeja durante el embarazo.jpg

Pero recuerda lo siguiente: comúnmente las pruebas de alergias se realizan colocando una pequeña cantidad de aquello que produce la alergia (como el veneno de abeja) sobre nuestra piel para detectar alguna reacción. Bajo circunstancias normales esto no representa un riesgo y es la manera más rápida y sencilla de detectar alergias.

Sin embargo, si te encuentras embarazada y planeas realizarte una prueba de alergia para picadura de abeja (o cualquier tipo), solicita al laboratorio que las pruebas se realicen mediante extracción de sangre. Así podrán realizar las pruebas necesarias sin colocar sustancias invasivas directamente en tu cuerpo que pudieran afectar a tu pequeño pasajero.

Prevención

La mejor manera de tratar una picadura de abeja durante el embarazo es prevenirla. Toma las precauciones básicas para evitar un encuentro desagradable con una abeja: no camines descalza, no bebas de latas de soda que han quedado abiertas, evita usar perfume.

Si deseas saber más sobre prevención y remedios para las picaduras de abeja, lee nuestra guía práctica de picaduras.

Fuentes.