¿Para qué sirven las abejas en el medio ambiente?

Sin las abejas, la vida en el planeta la pasaría muy mal.

Sin las abejas, la vida en el planeta la pasaría muy mal.

Todos hemos escuchado una cita atribuida (erróneamente) a Einstein que dice “si las abejas desaparecieran de la faz de la tierra, al Hombre sólo le quedarían 4 años de vida”.

Aunque no existe registro de que Einstein haya dicho esa frase, y la desaparición de las abejas probablemente no provocaría la aniquilación total de la especie humana, el papel de estos maravillosos insectos es de suma importancia para la vida en la Tierra.

De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO):

“Las abejas juegan un papel importante, aunque poco reconocido, en la mayoría de los ecosistemas terrestres cubiertos por vegetación verde por lo menos 3 a 4 meses al año. En selvas, sabanas, bosques, manglares y bosques caducifolios templados, muchas especies de plantas y animales no sobrevivirían si las abejas desaparecieran”.

Vaya, ¿qué actividad realizan las abejas que es tan valiosa para mantener la vida y el equilibrio ecológico en la Tierra? La polinización.

¿Qué es la polinización?

La polinización es un paso vital para la reproducción de las plantas.

Así como entre los animales es necesario que un espermatozoide llegue hasta el óvulo para poder reproducirnos, existe un proceso similar en las plantas.

En una flor, el polen es algo así como la versión vegetal del espermatozoide. Para que la planta pueda reproducirse, es necesario que el polen, que se encuentra en la parte exterior de la flor, llegue hasta el óvulo, que se encuentra protegido en el interior. El polen no puede llegar por sí solo, y depende de alguna fuerza externa que lo lleve desde hasta la entrada del canal que conduce al óvulo. Ya dentro, el polen se abre paso hasta el óvulo y lo fertiliza.

Una vez que su óvulo queda fertilizado, esa flor se convertirá en el fruto de la planta: una manzana, una pera, una fresa, etc, y ese fruto llevará las semillas de las que podrán crecer nuevas plantas.

Las plantas han desarrollado formas, colores y aromas especiales que atraen a insectos y otros animales que, al entrar en contacto con la flor para beber el néctar o alimentarse del polen, involuntariamente arrastran algo de ese polen dentro de la flor, polinizándola. Así, la planta y el animal trabajan juntos para obtener un beneficio mutuo. Estos animales pueden ser moscas, polillas, mariposas, aves, ¡incluso murciélagos!

Sin embargo, en el juego de la polinización, ningún animal del planeta lo hace más y mejor que las abejas.

¿Por qué las abejas son tan buenas polinizadoras?


¡Mira cómo el polen se adhiere al cuerpo de la abeja! Por eso son tan buenas polinizadoras.

¡Mira cómo el polen se adhiere al cuerpo de la abeja! Por eso son tan buenas polinizadoras.

Aproximadamente el 80 por ciento de las plantas con flores dependen de insectos para su polinización, y las abejas por sí solas son responsables de la polinización de la mitad de las plantas tropicales. ¿Cómo lo logran?

Las abejas han evolucionado características que les permiten ser los mejores polinizadores del reino animal:

  • Sus características físicas. El cuerpo de las abejas, por ser redondito y peludo, es muy bueno para recolectar y esparcir el polen de las flores.

  • La consistencia del forrajeo. La mayoría de los insectos visitan distintos tipos de flores al alimentarse. Pero las abejas poseen el hábito de pecorear un mismo tipo de flor en sus viajes, y esa persistencia fortalece poblaciones enteras de especies de plantas.

  • Conforman poblaciones numerosas. Una colmena puede tener entre 40 mil y 100 mil abejas. La mayoría de las abejas de la colmena son obreras, y son las responsables de la recolección de miel y polen, la construcción, el cuidado de las crías y la limpieza.Así, una colonia en la que 25 mil obreras sean recolectoras, y cada una realice 10 viajes, podría polinizar 250 millones de flores en un día.

  • Su sistema de comunicación. Las abejas cuentan con exploradoras que recorren los campos en busca de flores. Cuando encuentran una buena fuente de polen y néctar, vuelven a la colmena y comunican a las otras abejas con un baile especial la distancia, dirección y cantidad de alimento encontrado. Al recolectar, se comunican entre ellas para conformar autopistas altamente eficientes que les permiten visitar la mayor cantidad de flores con la menor cantidad de distancia recorrida.

La capacidad de polinización de las abejas es tan grande y eficaz que los apicultores ofrecen servicios a diversos productores agrícolas para colocar colmenas en sus campos y polinizar su siembra. Es por ese tipo de especialización en el tipo de flor que se producen tipos monoflorales de miel, como la miel de café, la miel de cítricos o la miel de mezquite.

Cómo sería un mundo sin abejas

Sin las abejas, todo lo que ves en esta foto dejaría de existir.

Sin las abejas, todo lo que ves en esta foto dejaría de existir.

Directa o indirectamente, las abejas son responsables del 75 por ciento de los alimentos que cosechamos. Nuestro café, nuestras manzanas, almendras, tomates y chocolate dependen de la polinización de las abejas para existir.

En décadas recientes, la actividad humana ha provocado una reducción en las poblaciones de animales polinizadores en el planeta, entre las que se encuentran las abejas.

Directa o indirectamente, las abejas son responsables del 75 por ciento de los alimentos que cosechamos. Nuestro café, nuestras manzanas, almendras, tomates y chocolate dependen de la polinización de las abejas para existir.

Sin embargo, las poblaciones de abejas en el mundo se ven amenazadas por la contaminación, el cambio climático y la agricultura industrializada con uso intensivo de pesticidas.

Sin suficientes abejas para polinizar nuestros campos, veríamos una abrupta reducción en la diversidad de nuestros alimentos. Esta falta de diversidad alimenticia podría aumentar el riesgo de mala nutrición en segmentos enteros de las poblaciones de la mayoría de las naciones. La hambruna devastaría a millones en una escala sin precedentes en la historia de la humanidad. Como puedes imaginar, una crisis alimentaria de ese tamaño ocasionaría migraciones masivas y las crisis políticas y de derechos humanos que esto conlleva.

¿Mencionamos que también se acabaría el café? ¡Tenemos que cuidar a nuestras abejas!

Otros beneficios de las abejas


Al apoyar a la apicultura local en nuestras comunidades, colaboramos directamente en el cuidado de las abejas, en su labor de polinización y la preservación de nuestras vegetaciones y la biodiversidad de nuestras regiones

Sólo por el acto de polinizar tantas especies de plantas en el mundo, las abejas son invaluables para la vida en la Tierra.

Y, por si fuera poco, las abejas además ofrecen productos de suma utilidad para el ser humano. Algunos los conoces muy bien, como la miel o el polen, y otros son menos utilizados, pero también de gran utilidad, como el propóleo o la jalea real.

Consideramos que esta relación tan provechosa entre los humanos y las abejas es la clave para crear conciencia. Al apoyar a la apicultura local en nuestras comunidades, colaboramos directamente en el cuidado de las abejas, en su labor de polinización y la preservación de nuestras vegetaciones y la biodiversidad de nuestras regiones, todo al mismo tiempo que colocamos en nuestras mesas y hogares lo mejor que la naturaleza nos puede ofrecer.

Al apoyar la apicultura colaboramos directamente en el cuidado de las abejas.

Al apoyar la apicultura colaboramos directamente en el cuidado de las abejas.

Las abejas juegan un rol importantísimo en el medio ambiente. Son los principales insectos polinizadores del planeta. De su actividad depende la reproducción de muchas de las plantas que habitan en las regiones tropicales de la Tierra, y su desaparición traería un desequilibrio devastador en la biodiversidad y la producción agrícola de la que dependen miles de millones de seres humanos.

Ahora que conoces la importancia de las abejas para el ambiente, nunca destruyas sus colmenas ni perturbes su rutina. Son animalitos muy dóciles y trabajadores, y si no las molestas, se dedicarán a visitar muchas flores y a llenar de vida y color tu vecindario.

Fuentes