Polinizadores

Panorama actual de las abejas y la apicultura mexicana

Introducción

Las siguientes líneas, tienen como objetivo primordial,  informar y sensibilizar a la población en general en México, acerca de la delicada situación actual de la apicultura mexicana y los polinizadores en el país, desde la perspectiva del Apicultor, y de qué manera  esta delicada situación de los elementos antes mencionados,  afecta la vida cotidiana.

Antecedentes

En los últimos años hemos sido testigos de una enorme disminución de la diversidad biológica a escala global. Esta pérdida es ocasionada en gran medida por la alteración de los hábitats, principalmente el cambio de uso de los suelos (para la agricultura y ganadería), y a los efectos del cambio climático.

Este fenómeno es más visible y estudiado en las especies más grandes, como los mamíferos y las aves. Sin embargo, la actividad agrícola intensifica esta pérdida de biodiversidad en otros grupos de animales menos estudiados, como los insectos. La agricultura acentúa esta crisis en la diversidad de insectos debido a la gran cantidad de agroquímicos, principalmente en forma de insecticidas, que se utilizan en el campo. Los insecticidas no sólo eliminan a las plagas, sino también a insectos que son benéficos para los campos de cultivo. Un ejemplo de los principales afectados son los polinizadores, animales que promueven la formación de frutos al transportar el polen de la parte masculina a la parte femenina de una flor.

Abeja polinizando

Abeja polinizando

Polinización y polinizadores

La polinización es un proceso vital para el mantenimiento de la biodiversidad en la tierra. De ella depende la reproducción de cerca de 90% de las plantas con flor, mismas que desaparecerían si sus visitadores no las polinizaran. En este proceso los animales colectan el polen (gameto masculino) producido por las plantas, lo transportan hacia las partes femeninas de la flor y fecundan los óvulos, produciéndose así las semillas y los frutos.

La disminución en el número de poblaciones y de especies de polinizadores a nivel mundial ha generado una creciente preocupación, ya que al haber menos polinizadores se prevé que las plantas que dependen de estos insectos produzcan menos frutos. Esta disminución de polinizadores, principalmente de las abejas silvestres y de la abeja europea o abeja comun (Apis mellifera), ha sido estudiada a detalle en Europa y Norteamérica, e incluso ha llegado a conocerse como “la crisis de los polinizadores”.  Esta crisis puede ocasionar un grave problema ecológico, ya que disminuye la producción de semillas y esto a su vez ocasiona la reducción de las poblaciones de plantas que dependen de los polinizadores. Asimismo, esta reducción podría tener un efecto drástico en la producción de alimentos.

Se estima que cerca de 73% de las especies vegetales cultivadas en el mundo y más de 75% de la vegetación mundial son polinizadas por abejas.  Entre los cultivos importantes en México que requieren polinizadores están el frijol, el chile, el tomate y el jitomate, las calabacitas, las ciruelas, los mangos, las manzanas, el café, el cacao para producir chocolate, la vainilla, el almendro, etc. Además, cultivos como la alfalfa, del que depende mucha de la producción de carne, necesitan polinizadores para producir semillas. La extinción de los polinizadores no produciría, al menos de manera inmediata, la desaparición del ser humano dado que muchos de los cereales más importantes, como el maíz y el arroz, se polinizan por viento. Sin embargo, sí produciría fuertes restricciones en la dieta y posiblemente enfermedades masivas debidas a estas carencias.

GENERANDO RIQUEZA

Se ha calculado que el valor de los polinizadores para la economía en países como Estados Unidos es de 400 mil millones de dólares por año. Aunque estas cifras son difíciles de estimar en una interacción que involucra alrededor de 400 mil especies en todo el mundo, nos hablan de la importancia que reviste preservar este proceso para el ser humano.

¡El boom del aguacate!

¡El boom del aguacate!

En el caso de México, del total de las 316 especies que se cultivan en el país, cerca de 145 dependen en cierta medida de los polinizadores para producir los frutos y semillas que después consumimos. Sin embargo, aún no hay información con respecto al nivel de dependencia de más de 60 especies. Según el INEGI, muchos de los productos agrícolas que más se producen y que generan grandes beneficios económicos se obtienen gracias a la polinización.

Para darnos una idea de la importancia de estos productos, en 2011 se produjo un total de 39 millones de toneladas entre productos provenientes de cultivos dependientes y no-dependientes de polinizadores. De esta producción total, la fracción que se exportó generó una ganancia de poco más de 2,500 millones de dólares. De esta ganancia, el 77% provino de cultivos que dependen en gran medida de los polinizadores, principalmente de las abejas.

Los Detalles del declive

En los últimos 13 años se han reportado la perdida y el colapso masivo de colmenas en todo el mundo, esto debido entre otras cosas a una nueva ‘enfermedad’ llamada Desorden del Colapso de la Colonia, al uso indiscriminado de pesticidas de última generación (neonicotinoides). Los países más afectados, han sido países en Europa, reportando entre 2006 y 2013 un declive en las poblaciones de más del 50%  y Norte América principalmente, reportando en el mismo periodo de tiempo la pérdida de más de 10 millones de colmenas de abejas.

El famoso y devastador Glifosato de Monsanto

El famoso y devastador Glifosato de Monsanto

En México también se han presentado en años recientes algunos casos bastante serios:

Entre 2012 y 2013, 2 mil colonias de abejas murieron en los ejidos de Suc-Tuc y Oxa, del municipio Hopelchén, Campeche. Los apicultores aseguran que las abejas murieron por la aplicación con avioneta de un insecticida en un rancho vecino destinado a la producción industrial de maíz.

En 2016, el uso indiscriminado de pesticidas en cultivos, es la probable causa de muerte de más del 70 por ciento de las 6 mil colmenas existentes en la Comarca Lagunera de Coahuila y de Durango, informó Francisco Salazar Talavera, presidente del sistema producto apícola.

En marzo de 2016, fueron los apicultores de San Luis Potosí, los que reportaron la muerte de 3700 colmenas, después de la aplicación de insecticidas en cultivos de sorgo. Entre esto, periódicamente, los apicultores de Chihuahua de igual forma lamentan la mortalidad de los insectos de los cuales dependen para vivir.

Mención aparte amerita el hecho de que desde septiembre de 2011, el mundo apícola está agitado a causa de una decisión de justicia de la Unión Europea que ha generado un intenso debate sobre la comercialización de la miel mexicana en Europa y el riesgo que significa para ésta el contener polen de organismos modificados genéticamente. Esto cobra especial relevancia debido a que México es un gran productor de miel que tiende a permitir la siembra de cultivos transgénicos en forma creciente sin llevar a cabo un análisis de riesgos sociales y ambientales, entre otros, para su producción apícola. Y a ello se debe que tal debate haya motivado varias investigaciones científicas, así como acciones, mediáticas y jurídicas por parte de diferentes actores sociales, llegando hasta la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Además de su importancia económica, la producción de miel se considera una poderosa herramienta de desarrollo sustentable, dado que al mismo tiempo es soporte de miles de familias de campesinos en situación de pobreza y es una forma de valorizar y aprovechar la biodiversidad que caracteriza a México.

Actualmente, y de acuerdo a información de SAGARPA (2016) se dedican a la apicultura cerca de 45 mil apicultores, distribuidos en todos los estados del país (México), quienes trabajan con 1.9 millones de colmenas. La apicultura en México tiene una gran importancia socioeconómica, ya que es considerada como una de las principales actividades pecuarias generadora de divisas.

La apicultura es una actividad que ha representado y representa un papel importante dentro de la agricultura del país, tanto por la generación de empleo a nivel rural, como por el rol protagonico que desempeñan en la polinización y producción de alimentos en todo el pais. El comportamiento en los niveles de producción según Agroalimentos (2014) el quinto exportador de miel es México, que tiene una producción de alta calidad, muy apreciada por sus propiedades, así como, por su aroma, sabor y color, en diversos países de la Comunidad Económica Europea (CEE) y en los Estados Unidos de América (EUA).

 Según datos de la “Secretaría de Agricultura Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación”, SAGARPA (2016) citado por, La Jornada (2016) México exportó miel en 2015, por un total de 45 mil toneladas que alcanzaron un valor de 150 millones de dólares; la venta de este volumen es la más importante de los últimos 25 años. Teniendo una producción de 61 mil 881 toneladas, superior en casi 5 mil toneladas a las 57 mil toneladas anuales que en promedio se obtuvieron en los últimos 10 años anteriores, colocándose como el sexto lugar como productor y el tercero como exportador en el ámbito mundial.

Sin embargo, la situación “real”, es decir a ras de suelo, la situación propiamente del apicultor, se ha vuelto complicada. El desplazamiento de la miel mexicana en los mercados internacionales en el pasado año y  medio ha sido lento, debido a una saturación del mercado internacional con mieles provenientes de China a bajos costos. Esto aunado a los constantes cambios en los microclimas donde los apicultores mexicanos producimos la miel, ha generado producciones por debajo del promedio en algunas cosechas, en el lapso de tiempo mencionado.

Panal de miel

Panal de miel

La miel de abeja mexicana, es muy apreciada a nivel internacional debido a sus cualidades aromáticas, sabor y consistencia. Desde la miel "mantequilla" del Altiplano, cosechada en otoño, las mieles de azahar de primavera de Veracruz, Puebla y Tamaulipas, la miel de campanita de Oaxaca, y Guerrero, hasta las aromáticas mieles de la península, como Haabín, Tzitzilche, Xtabentun y Tajonal, también la miel de mangle de las diferentes costas mexicanas. Toda la miel mexicana, tiene un mercado que puede ser nacional, pero principalmente el internacional, ya que se exporta más del 60% de la producción nacional.

La paradoja es sumamente triste: por una parte tenemos una industria apícola nacional que es el sostén de más de 40,000 familias, siendo los más vulnerables los apicultores ubicados en el sureste mexicano, por las constantes amenazas de empresas productoras de OGM’s especialmente interesadas en sembrar miles de hectáreas de soya transgénica.

El resto de apicultores en el país, encarando  las amenazas reales de  la agricultura extensiva;, ya sean pesticidas, cultivos transgénicos, nuevas plagas y/o enfermedades de las abejas, y al mismo tiempo siendo el sostén de la producción de alimentos de ese sistema de producción que tanto le daña.

De las más de 20,000 especies de abejas en el mundo, incluyendo a las especies nativas, 2000 son nativas de México y dependen de un clima específico local, vegetación y el estado del bosque. Las principales diferencias entre la miel producida por abejas europeas, y abejas nativas, son en sabor, capacidad de producción y el tamaño de la colonia. Las abejas nativas de México forman grupos de entre mil a cinco mil obreras, mientras que las colonias de Apis Mellifera van de los 30,000 a 50,000 individuos, esta es la razón de su importancia para la polinización de los cultivos.

#SOS Apicultura Mexicana

El panorama, para nada es alentador, a pesar de que el tema de las abejas y su delicada situación se encuentra ya en la mesa de discusión colectiva.

Es por eso que desde la comunidad apícola hacemos un llamado no a nuestras autoridades en 1er termino, pero si a la Comunidad Apicola mexicana y a la Sociedad Mexicana:

 Es necesario crear y generar una conciencia social, a través de la información precisa que la comunidad apícola facilite a la sociedad; que nos lleve a dar pasos firmes en la construcción de una relación entre la sociedad mexicana  y su apicultura, o mejor dicho sus abejas. Es indispensable que la sociedad, se apropie de la apicultura mexicana y las abejas mexicanas.

De esta forma estaremos incluyendo a las personas en un problema que nos atañe a todos, y como recompensa, de manera natural estaremos incentivando  el consumo interno de la miel de abeja, y en consecuencia el resto de productos apícolas. Le pedimos a nuestra sociedad que se sume al consumo de miel de abeja local, asi como de otros productos apícolas.

Debe  ser esta, una tarea fundamental por parte de toda La Industria apícola mexicana, comprometiéndose a ofrecer información y productos de verdadera calidad y de esta forma  generar el sentido de propiedad por parte de la sociedad, a través de la difusión de información importante del estado actual de la apicultura y los polinizadores.

A nuestras autoridades en materia de ganadería, a TODOS los niveles (federal, estatal, municipal, etc.) les hacemos un atento llamado:

Les pedimos que ubiquen a las abejas como su prioridad, como la especie declarada como más importante en el planeta tierra. Asi es, más importante que vacas y cerdos. Ya que sobre sus alas descansa nuestro Actual sistema de producción alimenticia.

abejapoesia.jpg

Referencias:

https://ourworld.unu.edu/en/protecting-native-bee-populations-in-mexico

https://www.biodiversidad.gob.mx/Biodiversitas/Articulos/biodiv85art1.pdf

https://www.greenbiz.com/article/whats-buzz-about-business-and-bees

http://web.ecologia.unam.mx/oikos3.0/index.php?option=com_content&view=article&id=349:mexico-y-sus-polinizadores&catid=8

http://www.jornadaveracruz.com.mx/extras/20168/160806_999.pdf

http://web.ecologia.unam.mx/oikos3.0/index.php?option=com_content&view=article&id=349:mexico-y-sus-polinizadores&catid=8

https://www.forbes.com.mx/alertan-por-miel-adulterada-en-mercados-de-la-ciudad-de-mexico/

http://revistas.ecosur.mx/ecofronteras/index.php/eco/article/view/1064

https://www.revistaciencias.unam.mx/es/201-revistas/revista-ciencias-118-119/1967-miel-y-cultivos-transgénicos-en-méxico,-evidencias-de-contaminación-y-principio-de-precaución.html